Páginas

miércoles, 29 de abril de 2015

Relato "La maldición", para el taller de Literautas

Hace unos meses, en un programa de la 2 de TVE, hablaron de la web Literautas y de su peculiar forma de animar a escribir y aprender. Todos los meses proponen un tema o un título, como esta vez, sobre el que los participantes deben construir un relato de un máximo de 750 palabras. Días después, cada uno recibe tres textos anónimos de compañeros para que destaque las cosas positivas y aquellas que serían mejorables, pero siempre con un tono positivo de crítica constructiva. Ayer recibí mis tres comentarios, también anónimos. El primero que leí me dejó un poco "tocada" porque no había entendido nada de lo que yo había tratado de expresar y pensé que lo había escrito tan mal que no había quien lo entendiera. Menos mal que los otros dos comentarios sí que fueron positivos y alabaron la forma irónica de tratar el tema... Ya estaba yo por no volver a escribir más que la lista de la compra.

jueves, 23 de abril de 2015

"Porque somos lo que leemos, yo soy..."



Porque somos lo que leemos, yo soy...


... La insoportable levedad del ser, de Milán Kundera.

Mi historia con esta novela comenzó hace unos diecinueve o veinte años. Una persona muy especial me lo regaló con dedicatoria incluida. Había repetido un montón de veces que ese título me atraía de una forma extraña. A mis dieciocho o diecinueve años, aún pensaba cambiar el mundo con una novela maravillosa escrita por mí. De hecho, tengo muy vivo el recuerdo tanto del tema que quería tratar en mi obra maestra como su título... Por si acaso termino animándome a escribirlo, no lo mencionaré aquí, aunque dudo mucho que vuelva a sentir el mismo estado de ánimo que entonces me arrebataba el alma y hasta el sueño.

sábado, 11 de abril de 2015

Mi lectura de hoy: "Un hotel en ninguna parte". Aviso: esto no es una reseña



Como decía, esto no es una reseña, no me veo yo capacitada para comentar una novela como dios manda.

Puede que ni siquiera llegue a comentario. Pero es que paseando a mi perro iba contándome a mí misma esta entrada y me ha faltado tiempo para llegar a casa y ponerme a escribirla. Contratiempos tecnológicos en forma de actualizaciones de software y reiniciaciones varias me han obligado a coger lápiz y papel, después lo pasaré al blog.

jueves, 9 de abril de 2015

Colaboración en "4 Estaciones nº 1 Primavera" de La Esfera Cultural




Anoche puse el despertador a las siete de la mañana para levantarme con el sol y escribir. Hace un rato, he entreabierto los ojos y empezaba ya a entrar la primera luz del día por la ventana. He mirado el móvil y eran las 6:53. 

Mi primera intención ha sido levantarme a escribir, tratando de crear la famosa rutina tempranera del escritor, pero mi vista ha ido a posarse sobre el icono que marca que hay emails nuevos. Como soy más curiosa que un gato, lo primero que he hecho ha sido, evidentemente, mirar los correos. Y uno de esos era de La Esfera cultural, contestando unas preguntas que les mandé ayer.